Ante los mitos y tabúes, una guía para iniciar la ablactación

¿A qué edad empezar a alimentar a mi hijo con sólidos? ¿Qué tipo de alimentos debo ofrecerle? Estas son sólo algunas dudas que surgen cuando inicia la etapa de introducción de alimentos sólidos en el bebé.

La introducción de alimentos distintos a la leche en la dieta de un bebé se denomina “ablactación” y es uno de los eventos más esperados por mamá y papá, pero también uno de los más influenciados por una serie de mitos y tabúes transmitidos de padres a hijos de acuerdo con la cultura de cada sociedad.

El consenso actual entre los pediatras y nutriólogos es que la ablactación debe iniciarse no antes de los 4 meses de edad y no después de los 6.

Para determinar el momento más adecuado en cada bebé podemos seguir los siguientes lineamientos generales:

  • El bebé debe tener un buen control del cuello y ser capaz de mantener la cabeza erguida al tenerlo levantado en brazos.
  • Debe poder mantenerse sentado con apoyo, esto es, debe poder sentarse en una silla cuyo respaldo esté ligeramente inclinado hacia atrás.
  • Debe estar iniciando la desaparición del reflejo de “protrusión de la lengua” (desplazamiento de la lengua hacia afuera al contacto con el alimento sólido) lo cual sucede generalmente entre 4º y 6º mes.
  • Idealmente, debe mostrar interés en alimentarse con cuchara; esto lo observamos cuando nos ve insistentemente y abre la boca o llama nuestra atención al estar cerca de nosotros durante nuestras propias comidas.
  • Si está tomando leche materna solamente, puede iniciarse la ablactación a los 6 meses de edad; si se alimenta con fórmula es mejor iniciar alrededor de los 4 meses. Esto se debe a que las fórmulas lácteas (por muy buenas que sean) no aportan los nutrientes que necesita un bebé de igual manera que la leche materna.
  • Debemos tener en cuenta el crecimiento y desarrollo de cada niño, ya que sus necesidades de ingerir cierta cantidad de calorías, varía de uno a otro incluso si se trata de niñas o niños y en un mismo bebé en diferentes momentos: si está sano o enfermo, si es muy activo o poco activo y si está ganando peso y talla adecuadamente.

Además, es recomendable seguir dos reglas básicas cuando iniciamos la ablactación:

  • Sólo debemos dar un tipo de alimento nuevo a la vez y debe ser el mismo durante 3 ó 4 días seguidos. Si seguimos esta regla, el número máximo de alimentos que podremos “introducir” en un mes será de 10.
  • Iniciar con cantidades pequeñas de alimento: el primer día darle como máximo una cucharadita cafetera e ir aumentando la cantidad, conforme el bebé lo acepte y nos aseguramos que le cayó bien, hasta 4 cucharadas soperas. Conforme va creciendo podemos llegar a un máximo de 4 onzas (media taza) de cada tipo de alimento por comida para que siga tomando leche en cada comida.

Erika de la Fuente (erika)

Directora Ejecutiva de SEDI, donde colabora desde el año 2000. Graduada como Médica Cirujana por la UNAM, con amplia experiencia en Medicina Pediátrica y de Familia. Su mayor interés es el bienestar integral de los niños en la primera infancia y de sus familias.

Ver todos los posts de: Erika de la Fuente