Cómo ayudar a los niños a entender el sentido de la justicia

El sentido de lo que es justo o injusto, de lo que está bien o mal, implica comprender que cada uno debe recibir lo que le corresponde o pertenece y que existen reglas de convivencia social que hay que respetar y cumplir.

El ejercicio de este valor será fundamental en el trato con los demás, a los cuales debemos siempre tratar de manera justa e igualitaria. Además, es importante inculcar también en los niños que junto a los derechos también tenemos deberes que cumplir y normas que obedecer, en los distintos ámbitos, es decir, en casa, en la escuela, en el transporte, en espacios públicos o privados.

Es muy común escuchar decir a los niños que algo es “injusto” al no permitirles hacer lo que desean o tener algo que quieren. Si no se modela la comprensión desde temprana edad, estas interpretaciones pueden llegar a ser aplicadas en situaciones más complejas con los demás.

Para ayudar a nuestros hijos a comprender y diferenciar lo que es justo de lo que no, es importante:

  • Dar ejemplo con nuestros actos, comportamientos y modelarles en todo momento aquellas conductas que son las correctas.
  • Para aprender a ser justos con los demás, podemos hacer énfasis en desarrollar su sentido de la empatía, sensibilidad, compasión, altruismo y generosidad con el otro.
  • Ayudarlos a que entiendan las reglas. Siempre será mucho más efectivo cumplir con las normas por convicción que por obligación, para ellos será esencial entenderlas.
  • Cuando nuestro hijo o hija considera una situación como “injusta”, podemos analizarla con él o ella para resolverla correctamente.
  • Es importante que entiendan que la justicia es que cada uno tenga lo que necesita y no que todos tengamos lo mismo siempre.

Todos estos elementos reforzarán la comprensión que los niños adquieren desde pequeños del verdadero sentido de la justicia. Comprenderán que las reglas de convivencia tienen un significado y podrán percibirlas de manera positiva para así respetarlas o modificarlas de manera negociada con los demás.

Asimismo, serán capaces de ver la intencionalidad de las acciones de los demás para así determinar si son buenas o malas, justas o injustas.

Debemos siempre tener en mente que las ideas que se desarrollan en el niño sobre el concepto de justicia son fruto de procesos cognitivos, emocionales y experiencias que van evolucionando en cada fase del crecimiento, desde los primeros tres años, pasando por la etapa de los cinco a los nueve hasta la comprensión más cercana al adulto que alcanzan después de los diez años.

En todos estos ciclos, la labor de acompañamiento de los padres será vital para corregir, modelar y completar las complejidades de este valor tan importante.

Patricia De la Fuente (paty)

Directora General y fundadora de SEDI. Paty es especialista en educación y desarrollo infantil con más de 40 años de experiencia. Pionera en la implementación de centros de desarrollo infantil en el país, convencida de brindar una educación oportuna e integral a los niños en la primera infancia.

Ver todos los posts de: Patricia De la Fuente