Enséñale a ser leal y la importancia de cumplir con la palabra

Todos queremos que nuestros hijos e hijas se conviertan en adultos responsables y comprometidos, que sepan reforzar los lazos de unión con los demás. Hay un elemento que se convierte en pieza clave de la interacción entre las personas y que determina el grado de confiabilidad que proyectamos hacia los demás: la LEALTAD.

Este valor representa el cumplimiento de un compromiso moral que se adquiere por convicción con otras personas o entidades como son la familia, la escuela, nuestra empresa o los patrones. Con todas estas organizaciones e instituciones nos hemos comprometido para trabajar, ayudar o compartir. Así, mostrar lealtad es apoyar, servir, contribuir con lo necesario; demostrar que tu palabra vale y tener congruencia entre lo que dices y lo que haces.

¿Cómo podemos ilustrar a un niño o niña este valor tan complejo que está presente en tantos aspectos de nuestra vida? Como sucede con otros valores, la mejor forma de inculcarlo es a través de ejemplos cotidianos.

  1. Recuerda, nosotros los padres somos modelos para nuestros hijos. Los hijos harán lo que nos ven hacer mucho más que lo que nos oyen decir. Cuando ya diste tu palabra de ayudar a alguien o estar con él o ella, aunque se te presente una alternativa más atractiva, cumple con lo dicho o lo prometido.
  2. Impulsa a tu hijo a cumplir cuando promete algo. Por ejemplo, cuando queda con su primo de ir a dormir con él y después un amigo lo invita al cine, debe cumplir con su primer compromiso. Ayúdale a reflexionar y a que sea fiel al primer compromiso que hizo.
  3. Muéstrale cómo no caer en chismes evitando participar en comentarios cuando uno de tus amigos no esté presente y otra persona empieza a criticarlo. Trata de decir algo positivo de la persona o cambia de tema y después hazlo reflexionar sobre la situación.
  4. Enfatiza con tus hijos tu propio nivel de lealtad y habilidad de cumplir con lo dicho: “No te preocupes, hijo, estaré a las 4:00 para la fiesta. Puedes estar seguro”. “Claro que voy a estar en tu clase abierta, sabes que cuentas conmigo y que es muy importante para mí”.
  5. No prometas algo que no vas a poder cumplir. Recuerda, “Prometer no empobrece, cumplir es lo que aniquila”, o lo que es lo mismo, prometer es muy fácil, cumplir es lo difícil.
  6. Usa cuentos, literatura, teatro y cine para ilustrar la cualidad de la lealtad en los personajes que nuestros hijos conocen. Por ejemplo, el ratoncito en la película “Dumbo” fue muy leal siempre y lo demostró de manera desinteresada.
  7. Dale otra oportunidad a tus hijos cuando nos fallan y no cumplen con su promesa. “Yo sé que cuento contigo, hijo. Te voy a dar otra oportunidad de recoger este rompecabezas”.
  8. Crea lemas o tradiciones familiares que den seguridad a tus hijos. Adulto: ¿Sabes quién te cuidará siempre? Hijo: Tú, mamá, abuelita, etc. Adulto: ¿Sabes cuánto te quiero? Hijo: ¡Al infinito y más allá!
  9. Construye hábitos junto con tu hijo o hija. Por ejemplo, cada vez que pongas tu cinturón de seguridad comenta: “Me abrocho y veo que tú también te abrochaste porque somos un equipo y nos cuidamos el uno al otro”.
  10. Mantente atento a cualquier situación que identifiques como oportunidad de resaltar los lazos familiares, de amistad, de equipo o de la propia sociedad para destacar la importancia de la lealtad.

Patricia De la Fuente (paty)

Directora General y fundadora de SEDI. Paty es especialista en educación y desarrollo infantil con más de 40 años de experiencia. Pionera en la implementación de centros de desarrollo infantil en el país, convencida de brindar una educación oportuna e integral a los niños en la primera infancia.

Ver todos los posts de: Patricia De la Fuente